viernes, 21 de mayo de 2010

“Sean fieles a las enseñanzas de Don Bosco, siempre cobijados bajo el manto de la Auxiliadora, “Y una cita: ¡Espero a todos en el Paraíso!”



“Sean fieles a las enseñanzas de Don Bosco, siempre cobijados bajo el manto de la Auxiliadora, “Y una cita: ¡Espero a todos en el Paraíso!” (P. Eugenio Pennati)

Ha fallecido el P. Eugenio Pennati, un sacerdote bueno, un hombre santo, un intelectual de primera línea, un hombre muy identificado con Piura, muy preocupado por la historia de la Obra Salesiana en Piura. Tuve el honor de conversar en varias oportunidades con él e intercambiar información al respecto. Los últimos contactos fueron en Lima a través del jóven aspirante Oscar Montero Córdova, a quien el P. Eugenio le contó algunas anecdotas respecto a los años en que trabajó por la obra Salesiana en Piura. El P. Eugenio tuvo un papel importante al frente del Colegio Salesiano Don Bosco de Piura, él fue el que inicio la construcción de su actual edificio. Les invito a conocer algunos razgos de su vida.

EL P. EUGENIO PENNATI ARI SDB

Nació en la provincia de Brescia en Italia, el 22 de enero de 1920. Fue el sexto de 10 hermanos. De sus padres aprendió el sentido del deber, cumplido, aún con sacrificio, y el amor a los necesitados. De sus hermanos aprendió a convivir en alegría con personas de diferente edad y temperamento; lo cual le facilitó la vida en Comunidad como Salesiano. Desde los cinco años aprendió a ayudar la Misa y desde entonces ya tenía ese vehemente deseo de ser sacerdote.

A los once años ingresó al Aspirantado Misionero de Penango. A los 15 años, terminando el cuarto año de secundaria, se le presentó la posibilidad de venir al Perú, sin dudarlo un instante aceptó. Fue un sacrifico muy grande especialmente para sus padres. Después de largo viaje de 24 días en barco, llegó al Callao el 21 de noviembre de 1935. En Magdalena del Mar hizo su noviciado y los primeros años de estudios eclesiásticos. Después del Tirocinio práctico, en 1943 comenzó los estudios de Teología en Santiago de Chile, donde se ordenó de sacerdote el 1º de diciembre de 1946.

Comenzó en Magdalena del Mar como Director de estudios; con igual cargo pasó a Lima-Breña y tras un breve paréntesis en Bolivia. Llegó a Piura como Director de Estudios. De 1951 a 1953 estuvo en Bolivia como Rector del Seminario Diocesano de Cochabamba (1954-1958). En 1959 regresó a Piura como Director del Colegio salesiano. Uno de los grandes méritos de su gestión fue la construcción del Colegio Don Bosco, el mismo que fue inaugurado en 1962. La obediencia lo trasladó a Lima-Breña, donde en 1965, tuvo la inmensa satisfacción de inaugurar el Colegio S. Francisco de Sales.

Cuando joven le pusieron de sobrenombre “Gregory Peck”. En efecto era como el referido actor, de porte atlético y ojos verdes. Su vida transcurrió entre los jóvenes. Aún cuando fue Inspector de Chile, Bolivia, Director de Casas Salesianas, incluso con propuestas para la Carrera Diplomática, decidió siempre dedicar su vida a los jóvenes
Fue Inspector en Chile y Bolivia por pocos años. En 1972 estuvo nuevamente trabajando en Piura, hasta 1978. Ese año fue llamado a Roma, a la Casa Generalicia, para acompañar al Consejero General de la formación. Al fallecer dicho Superior, en 1981, pidió volver al Perú, siendo destinado a la Casa de Formación de Chosica.
El Padre Eugenio Pennati es considerado uno de las grandes luminarias que ha pasado por estas tierras Piuranas. Pedagogo, psicólogo, teólogo, predicador extraordinario y escritor ampliamente conocido, es autor de una serie de obras entre ellas el libro de la Presencia Salesiana en el Perú, los inicios, escrito conjuntamente con el P. Cirilo Calderón, con ocasión de celebrarse 100 años de la llegada de los Salesianos al Perú. Su facilidad para entablar amistad su amabilidad, su fidelidad sacerdotal y su gran cariño por esta tierra en la que trabajó algunos años como educador y como Director, así como sus predicas muy elocuentes, su versatilidad en la enseñanza de los cursos de Religión, filosofía y Psicología, difusión de textos escolares le valieron el reconocimiento, la admiración, el cariño y el respeto de todos los piuranos. En una entrevista para la Campanilla, en una de las cuatro veces que le tocó ser predicador de la Novena de María Auxiliadora manifestó lo siguiente:

“En verdad el Señor, ha sido muy bueno conmigo. En particular debo agradecerle por los Hnos. Salesianos con los cuales he compartido el trabajo de estos largos años; en ellos he encontrado verdaderos “Hermanos”, y generosos colaboradores. En particular de Piura, conservó los mejores y más gratos recuerdos. A lo largo de los años he visto crecer la devoción a María Auxiliadora de modo impresionante. Pero extraño las fiestas que en su honor se celebraba en diferentes pueblos de Piura, en los domingos siguientes al 24 de mayo: La Unión, Sechura, Tamarindo, El Arenal, etc... A los ex alumnos les pido “Que sean fieles a las enseñanzas de Don Bosco, siempre cobijados bajo el manto de la Auxiliadora, “Y una cita: ¡Espero a todos en el Paraíso!”
El Señor ya lo tiene en el Paraíso gozando de su infinita misericordia
Francisco Rosas Castillo
Salesiano Cooperador

No hay comentarios:

Publicar un comentario