lunes, 5 de octubre de 2009

EL ASOMBROSO MISTERIO DE LAS ALMAS DEL PURGATORIO


Hay que hacer distinciones: -Primero: No confunda "fantasmas" (que no existen) con las almas de difuntos. Todos los humanos tenemos alma y cuando morimos esas almas irán al cielo o al infierno o, temporalmente al purgatorio, en camino al cielo.
Segundo: Hay una gran diferencia entre: 1: "Invocar (evocar o llamar) a los muertos".(Práctica utilizada por el espiritismo, la ouija, la "trans-comunicación" y otras de la Nueva Era y del satanismo). Es adivinación los cual es pecado grave. Personas que practican estas cosas quedan muchas veces gravemente afectadas y hasta pueden ser poseídas por el demonio.
Muy otra cosa es que Dios soberanamente disponga que un alma se comunique con nosotros. Dios puede permitir, en Su inmensa Bondad y Misericordia, que algunas almas purgantes recurran a sus hermanos de la Iglesia Militante. Son las almas del purgatorio (no nosotros en la tierra) las que procuran esa comunicación.
No lo hacen no para satisfacer alguna curiosidad nuestra sino para pedir auxilios, sufragios y oraciones. Nosotros en la tierra no podemos evocar esas visitas. Si ocurren las respetamos y respondemos para ayudarles (especialmente ofreciendo la Santa Misa)
Por lo General, las Benditas Almas han visitado a personas piadosas o en camino a la santidad. Entre las personas que han recibido visitas de las Benditas Almas: Santa Gemma Galgani, el Papa San Gregorio Magno, Santa Brígida de Suecia, Santa Catalina de Génova, Santa Faustina, Sta. Margarita María, y otros.
No se puede negar el testimonio de tantos santos reconocidos por la Iglesia! -La Santa Iglesia no exige creer en Revelaciones Privadas. Estas no añaden ninguna nueva verdad a la fe. Si una visita particular de un alma del purgatorio ocurrió o no, no es materia de fe ni cambia nuestra fe. Aun cuando no se ha invocado un espíritu y pareciera que una experiencia es iniciativa de Dios, hay que ser muy prudentes ya que el Maligno puede engañarnos apareciéndose como La Virgen María, un ángel de luz o como alma en pena. Puede fingir dando mensajes que parecen buenos para engañar después. -Hay circunstancias psicológicas y emocionales que, por el gran dolor moral, pueden hacer creer (como por autosugestión, por emociones profundas) en las visitas de seres queridos muertos. Pero tampoco hay que descartar estas visitas como fraudulentas o explicables desde la mera psicología; negándoseles su libertad de aparecerse (por permisión de Dios).
Santa Teresa de Ávila, mujer de extraordinaria sensatez y realismo, reconocida por la Iglesia como doctora de la oración, cuenta que San Pedro de Alcántara la visitó después de muerto para avisarle que se iba al cielo. -La Sagradas Escrituras no agotan todo el Patrimonio de FE de la Santa Iglesia Católica. Más bien la Biblia se debe interpretar junto con la Tradición Apostólica.
La Iglesia, guiada por el Espíritu Santo, tal como lo prometió Jesucristo, reconoce la autenticidad de ciertas experiencias místicas y las enseñanzas de aquellos que canoniza como santos. Negarlo sería negarle a la iglesia derecho de canonizar o beatificar, y corroborar la veracidad de tales experiencias místicas. -Jesús en el Evangelio habla del Caso del Rico Epulón y el Pobre Lázaro. En este relato la visita del difunto Lázaro a la tierra es pedida por el rico desde el infierno. Vemos que las almas están bajo la autoridad de Dios, quien en este caso niega la visita. (El Seno de Abraham no era propiamente el Paraíso Celestial, (que se abriría con la Muerte y Resurrección de Jesús), tampoco era el purgatorio actual, aunque, al no poder gozar en plenitud de Dios ya es un purgatorio. El Seno de Abraham era la Patria ansiada de los fieles del Antiguo Testamento.
Artículo elaborado con la asistencia de: Padre Fray Pío de Jesús Crucificado
Fuego irá delante de Dios, y abrasará a sus enemigos alrededor (Sal 97, 3) Fuerte es como la muerte el amor... sus brasas, brasas de fuego, fuerte llama. Las muchas aguas no podrán apagar el amor (Cnt 8, 6-7) (El fuego ardiente del amor es una llama divina. Dios Habla Hoy) "Las doctrinas romanas tocantes al purgatorio, la absolución, el culto, y la adoración, tanto de imágenes como de reliquias, y también la invocación de los santos, no sólo son supersticiones, vanas invenciones sin ningún fundamento en las Escrituras, sino antes bien, son repugnantes a la Palabra de Dios". (Art 24 de la Constitución de la Iglesia Metodista de México. Es el artículo 14 en Disciplina de la Iglesia Metodista de México, 1991, p. 53). En el folleto evangélico Mensajes del amor de Dios, dice, "la Palabra de Dios nos asegura que no hay ningún purgatorio" (No.749). Cuando leemos los argumentos en contra del purgatorio, vemos que los autores no entienden la doctrina. Primero tenemos que aclarar ciertos malentendidos sobre la enseñanza católica. 1) La obra de nuestra redención por la Cruz está terminada. Está absoluta y totalmente cumplida. 2) La aplicación de esta obra redentora de Cristo por el Espíritu Santo no está terminada, en nuestras vidas Dios manifiesta la obra de redención por la Cruz. Esta aplicación de los méritos que Jesús ganó por nosotros es igualmente esencial, no porque haga falta la obra de redención en la Cruz. 3) El purgatorio no da otro oportunidad a las personas después de morir. No es una segunda oportunidad. Los que van al purgatorio murieron en un estado de gracia, Son salvos. Los que mueran en estado de pecado mortal, un pecado de muerte (1 Jn. 5,
El purgatorio Estado transitorio de purificación necesaria para aquellos que, habiendo muerto en gracia de Dios y teniendo segura su salvación, necesitan mayor purificación para llegar a la santidad necesaria para entrar en el cielo. Esta purificación es totalmente distinta al castigo del infierno. El purgatorio es doctrina de fe formulada en los Concilios de Florencia (cf. DS 1304) y de Trento (cf. DS 1820; 1580). Los que mueren en gracia y amistad de Dios pero no perfectamente purificados, sufren después de su muerte una purificación, para obtener la completa hermosura de su alma (Catecismo 1030). Dios creó los seres humanos para que disfruten de su Creador viéndole en la Gloria. Sin embargo todos hemos pecado y en esa condición no se puede entrar en el cielo, pues nada manchado puede entrar en el Cielo; por lo cual, todos necesitamos la redención de Jesucristo para poder ir al cielo. Jesús nos purifica con el poder de su Sangre para poder ser admitidos al cielo. La salvación es posible sólo por medio de Jesucristo. Si morimos en gracia de Dios es porque hemos recibido esa gracia por los méritos de Jesucristo que murió por nosotros en la cruz. La purificación del purgatorio también es gracias a Jesucristo. El purgatorio es necesario porque pocas personas se abren tan perfectamente a la gracia de Dios aquí en la tierra como para morir limpios y poder ir directamente al cielo. Por eso muchos van al purgatorio donde los mismos méritos de Jesús completan la purificación. Dios ha querido que nos ayudemos unos a otros en el camino al cielo. Las almas en el purgatorio pueden ser asistidas con nuestras oraciones. Fundamento Bíblico La doctrina de la Iglesia sobre el Purgatorio encuentra fundamento en la Biblia, cuando esta se sabe interpretar correctamente: El texto del 2 Macabeos 12, 43-46 da por supuesto que existe una purificación después de la muerte. (Judas Macabeos) efectuó entre sus soldados una colecta... a fin de que allí se ofreciera un sacrificio por el pecado... Pues... creían firmemente en una valiosa recompensa para los que mueren en gracia de Dios... Ofreció este sacrificio por los muertos; para que fuesen perdonados de su pecado. Los protestantes no reconocen que este libro es parte de la Biblia porque Lutero lo quitó de su Biblia precisamente porque él sabía que se refería al purgatorio. (Ver Desarrollo del canon) Sin embargo el Nuevo Testamento hace referencia a 2 Macabeos. Por ejemplo, Hebreos 11,35 "Unos fueron torturados, rehusando la liberación por conseguir una resurrección mejor" Los únicos que en el Antiguo Testamento a quienes se aplica este pasaje es a los mártires Macabeos, que fueron torturados por conseguir la resurrección (2 Mac. 7:11, 14, 23, 29, 36). Asimismo las palabras de nuestro Señor: El que insulte al Hijo del Hombre podrá ser perdonado; en cambio, el que insulte al Espíritu Santo no será perdonado, ni en este mundo, ni en el otro. Mt 12,32. Cuando vayas con tu adversario al magistrado, procura en el camino arreglarte con él, no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al alguacil y el alguacil te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo. Lucas 12,58-59 En estos pasajes Jesús hace referencia a un castigo temporal que no puede ser el infierno ni tampoco el cielo. Se llega a semejante conclusión en la carta de San Pablo, 1 Corintios 3, 12-13: Pues la base nadie la puede cambiar; ya está puesta y es Cristo Jesús. Pero, con estos cimientos, si uno construye con oro, otro con plata o piedras preciosas, o con madera, caña o paja, la obra de cada uno vendrá a descubrirse. El día del Juicio la dará a conocer porque en el fuego todo se descubrirá. El fuego probará la obra de cada cual: si su obra resiste el fuego, será premiado; pero, si es obra que se convierte en cenizas, él mismo tendrá que pagar. El se salvará, pero como quien pasa por el fuego". De manera que hay un fuego después de la muerte que, diferente al del infierno, es temporal. El alma que por allí pasa se salvará. A ese estado de purgación le llamamos el "purgatorio". 1 Cor 15,29: "De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué pues se bautizan por los muertos?" La palabra "bautismo" es utilizada aquí como una metáfora para expresar sufrimiento o penitencia (Mc 10,38-39; Lc 3,16; 12,50). Pablo escribe sobre una práctica entre los cristianos de "bautizarse" por los difuntos. El no la condena, si no que la exalta como válida porque demuestra fe en la resurrección. Compare 1 Cor 15,29 con 2 Macabeos 12,44 y verá la similitud. ver mas

FRANCISCANOS RECOLETOS de la CRUZ APARTADO POSTAL 11 C.P. 48500 Cocula, Jalisco, México