lunes, 7 de enero de 2013


ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL, PATRONO DE PIURA
“San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra  la perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos  suplicantes, y tú  Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el  divino poder a Satanás y a los espíritus malignos que andan dispersos por el  mundo para la perdición de las almas”. Amén.



CREDO  NICENOCONSTANTINOPOLITANO
Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la  tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor,  Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los  siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero,  engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien  todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra  salvación bajó del cielo, (Se inclina la cabeza en señal de respeto) y  por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; (Se finaliza la inclinación de la cabeza) y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de  Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y  subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el  perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén

sábado, 5 de enero de 2013


  “En la Solemnidad de la Epifanía del Señor

“En la Solemnidad de la Epifanía del Señor, la gran luz que se irradia desde la Gruta de Belén, a través de los Magos provenientes de Oriente, inunda a toda la humanidad”. Éste fue el mensaje que ha reiterado Benedicto XVI en su homilía de la Santa Misa que ha presidido esta semana, el día miércoles en la Basílica Vaticana, haciendo hincapié en que la primera lectura, tomada del Libro del profeta Isaías, y la del Evangelio de Mateo, nos presenta la promesa y su cumplimiento. 

“La gran luz de Dios, después de las humillaciones sufridas por el pueblo de Israel de parte de las potencias de este mundo, aparentemente sin poder e incapaz de proteger a su pueblo, surgirá sobre toda la tierra de forma que los reyes de las naciones se inclinarán ante él, llegarán de todos los confines de la tierra y pondrán a sus pies sus tesoros más preciosos. Y el corazón del pueblo se estremecerá de alegría”.

Oro, incienso y mirra que, ciertamente no responden a las necesidades que en ese momento tenía la Sagrada Familia: “Pero estos dones tienen un significado profundo: son un acto de justicia. En efecto, según la mentalidad vigente en aquel tiempo en Oriente, representan el reconocimiento de una persona como Dios y Rey: son, es decir, un acto de sumisión. Quieren decir que desde aquel momento los donadores pertenecen al soberano y reconocen su autoridad. La consecuencia que deriva de ello es inmediata. Los Magos ya no pueden proseguir su camino, ya no pueden volver donde Herodes, ya no pueden ser aliados de aquel soberano potente y cruel. Han sido conducidos para siempre por el camino que lleva al Niño, la senda que los llevará a descuidar a los grandes y potentes de este mundo y los llevará a aquel que nos espera entre los pobres, el camino del amor que solo puede transformar el mundo”.