Novena de María Auxiliadora 2015

Novena de María Auxiliadora 2015
Del 16 al 24 de mayo, tradicional Novena en Honor a nuestra Madre Auxiliadora

Bienvenidos a Piura

martes, 18 de agosto de 2009

San Juan Bosco “El Padre y Maestro de la juventud”


El Presbítero, Padre y Maestro de la juventud, fundador de la Sociedad de San Francisco de Sales, del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora y los Salesianos Cooperadores, nació en el 16 de Agosto de 1815 en I Becchi, demarcación de Murialdo, aldea de Castelnuovo (hoy Castelnuovo Don Bosco).
Hijo de humildes y sencillos padres campesinos, buenos y, sobre todo, muy cristianos. A los dos años quedó huérfano del padre.
Margarita, su buena y santa madre, era iletrada, pero muy inteligente y sabía de memoria muchos pasajes de la Historia Sagrada y del Evangelio. Creía en la necesidad de rezar, esto es, de comunicarse continuamente con Dios, para tener la fuerza necesaria para vivir según la Voluntad de Dios y hacer el bien.
Es así, que Juanito Bosco recibió de ella una profunda educación cristiana basada en la fe y en la práctica coherente del mensaje evangélico, así como un gran amor a la Santísima Virgen María, junto con un gran respeto hacia los sacerdotes. Todo esto quedó profundamente impreso en su alma. Su madre le enseñó las oraciones. Le hacía ponerse de rodillas con sus hermanos por la mañana y por la noche y todos juntos rezaban. El sacerdote vivía lejos, por lo que resultaba difícil ir a aprender el Catecismo con él, por lo que Mamá Margarita les enseñaba todo lo que debían saber.
Desde muy pequeño demostró poseer grandes y extraordinarias cualidades nada comunes. Era agradable, simpático, perspicaz, agudo, inteligente, trabajador; cualidades que supo aprovechar para entretener a los de su edad con juegos que alternaba con la oración y la instrucción religiosa.
Una de las primeras prácticas religiosas, en las que Juanito Bosco participó fue el Rosario. Era por entonces, la oración de la tarde de todos los cristianos. Las familias se reunían para repetir cincuenta veces el Ave María evocando en cada una de ellas a sus hijos, a los campos, a la vida y a la muerte.
Juan quería estudiar. Mamá Margarita, que deseaba favorecerlo en este su deseo, encontró oposición decidida, y a veces violenta, de Antonio, hermanastro de Juan. Para tratar de aquietar las cosas, con el corazón destrozado, le manda entonces a trabajar durante 20 meses como criado en la granja de la familia Moglia (1828-1829) Solo después de que Antonio adquirió su autonomía, mamá Margarita tuvo la posibilidad de mandarlo a la escuela pública de Castelnuovo (1871) y luego a Chieri, donde pasará diez años (1831-1841). Cuatro en Escuela Pública y seis en el Seminario Mayor. Aquél fue para Margarita un periodo finalmente tranquilo, feliz, lleno esperanza.
Antes de ingresar al Seminario, para estudiar, tiene que hacer mil oficios para ganarse el pan y pagarse los estudios: guardián de vacas, campesino, carpintero, sastre, peluquero, mozo de café, pastelero, zapatero, etc.
Las dificultades no le hacen perder en ningún momento la alegría. Incluso funda con sus compañeros un club llamado “La sociedad de la alegría”.
Cuando llegó a recibir la sotana, su madre, aquella santa mujer, le dijo con voz cariñosa pero con una gran firmeza: “Puedes imaginarte, hijo mío, la gran alegría que embarga mi corazón, pero, por favor, no deshonres nunca este hábito. Sería mejor que lo abandonaras... Cuando viniste al mundo te consagré por entero a la Virgen María; cuando comenzaste los estudios te recomendé la tierna devoción hacia ella; ahora te encarezco que seas todo de ella... Si llegas a ser sacerdote, recomienda y propaga siempre su devoción...” Don Bosco no olvidará estas recomendaciones.
Ordenado sacerdote, tomó como programa de vida el lema: “Da mihi animas, coetera tolle” (Dame almas y llévate todo lo demás) y empezó su apostolado con los jóvenes más pobres, para los que fundó, más adelante, un Oratorio al que puso bajo el patrocinio de San Francisco de Sales.
Su vida la gasta enteramente para salvar a los jóvenes. “Toda mi vida, hasta el último respiro, será para ustedes", dice a sus muchachos, quienes se sienten profundamente amados por él.
En 1875 envía a sus primeros misioneros a las tierras de la Patagonia Argentina. Desde entonces, cada año el superior mayor del momento, desde la Basílica de María Auxiliadora de Turín, ha enviado misioneros al mundo entero. Actualmente son 130 los países que, en los 5 continentes, respiran el Espíritu Salesiano. Unos 16 mil quinientos salesianos mantienen viva la llama encendida por el pastorcito de I Becchi.
Fuente de su actividad incansable y de la eficacia de su acción fue su Caridad Pastoral, alimentada por una unión constante con Dios y una confianza ilimitada en María Inmaculada y Auxiliadora, a la que veía como inspiradora, maestra y apoyo de toda su obra.
A sus hijos, los salesianos, les dejó como herencia una forma de vida sencilla, pero solidamente cimentada en las virtudes cristianas, sintetizadas en el binomio “Trabajo y templanza”, esta forma de vida se llama Espiritualidad Salesiana, que es, en sí misma, juvenil y pedagógica.
Buscó entre sus jóvenes a sus mejores colaboradores y con ellos dio origen, en 1857, a la Sociedad de San Francisco de Sales. Años después, con Santa María Domínica Mazzarello fundó el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora.
Antes de su muerte, acaecida el 31 de enero de 1888, vio su obra extendida por varias naciones del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario