viernes, 24 de julio de 2009

Prof. Edward Abad Coloma Q.E.P.D


Prof. Edward Abad Coloma
Discurso de despedida
Nos reúne hoy en nuestro Centro Educativo Parroquial Hogar San Antonio un acontecimiento que nos llena de congoja y de pesar por la partida de nuestro hermano Sub Director profesor Edward Abad Coloma.
Nosotros como cristianos sabemos que la vida no se termina después de haber vivido aquí en la tierra, según las enseñanzas de Cristo. Cuando ya nuestro cuerpo se desmorona ante una terrible enfermedad como la que llevó como una pesada cruz nuestro hermano Edward, se transforma a una forma mas perfecta donde ya no hay dolor ni sufrimiento, ya que para un cristiano el morir significa regresar a la casa del padre, significa entregarle el espíritu al Señor, Si bien es cierto que nos golpea el dolor y las lágrimas, este es el momento de afirmar nuestra esperanza de que algún día nos volveremos a ver en la eternidad en una vida inmensamente feliz al lado de nuestro Padre Celestial.
Nuestro hermano Edward deja tras de si una hermosa familia cristianamente constituida, una familia que se va ampliando y que va prolongándose en el tiempo. Entre nosotros miembros de la familia antoniana también nos deja una huella indeleble de trabajo eficaz, eficiente, fructífero y tesonero.
Le recordamos a su llegada al colegio en el año 1998 llamado por el Padre Manuel Rosas para trabajar el entonces sueño y hoy realidad del proyecto de la Secundaria. En este proyecto volcaría todo un cúmulo de experiencias que se ha ido impregnando en cada uno de nosotros.
Su eficiencia, su profesionalismo, su inquebrantable decisión de avanzar y jamás detenerse ante los obstáculos ha dejado sentadas las bases sólidas y monolíticas de este querido colegio que todos amamos y que llevamos en lo mas profundo de nuestro ser.
Quienes hemos tenido la suerte de conocerlo y de compartir con él, su tiempo, su trabajo, su amistad, su esfuerzo hasta el último momento de su vida, hoy nos sentimos orgullosos y agradecido a Dios, porque hemos aprendido mucho con él, hemos compartido problemas y dificultades, penas , alegría, preocupaciones, sueños, discrepancias, ilusiones, sueños y esperanzas . Pero por encima de todo han estado siempre nuestros ideales supremos, nuestra fraternidad y el común denominador la axiología franciscana, la escuela franciscana, los ideales franciscanos, las devociones a Jesús Eucaristía, a María Santísima y a nuestros santos los seráficos hermanos San Francisco y San Antonio.
Hoy ante familiares y amigos queremos rendirle nuestro más enfervorizado homenaje de gratitud. Gracias por su amistad, su afecto sincero, por sus consejos, por esos conocimiento que impartió en nosotros, por su trabajo, por su sencillez por su dedicación a esta su segunda casa y a esta su segunda familia, la familia antoniana que hoy acoge sus restos mortales y les despide no con un adiós, como lo hacen los que han perdido la fe y la esperanza, sino con un hasta pronto, por que estamos seguros de encontrarnos algún día en la casa del Padre Celestial donde ya no habrá mas pena ni llanto solo habrá alegría y gozos por todo la eternidad.
Querido amigo Edward, que el Señor con su coro Celestial de ángeles y arcángeles te acojan y te reciban en su reino.
Prof. Francisco Rosas Castillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario