lunes, 20 de julio de 2009

Breve Reseña Histórica de los Salesianos en Piura




Breve Reseña de la Historia de la Obra Salesiana en Piura 1906-2006
“No sois Vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os ha elegido, yo os he destinado para que vayáis y deis fruto y vuestro fruto Permanezca” (Jn.15, 16)
Hace 100 años el Señor escogió a nuestra Piura, como terreno fértil para el inicio de una obra destinada a perdurar en el tiempo. “La Obra Salesiana”
Hace 100 años llegaron por primera vez llegaron a estas cálidas tierras piuranas los Hijos de Don Bosco, para plantar aquí la semillita, que regada con amor, razón y religión, los santos principios del Sistema preventivo, creció, se desarrolló y floreció, perfumando, con suave aroma los campos de la santidad, del conocimiento, de la ciencia, de la cultura, del deporte.
“Los conoceréis por sus frutos”, dijo un día Jesús para dar una norma infalible que sirviese para juzgar a los hombres. A juzgar por la inmensa cantidad de profesionales, salesianos en las distintas ramas portadores todos ellos del amor de Cristo, educadores seguidores de Don Bosco, hombres de leyes, políticos, intelectuales, militares valientes, patriotas respetuosos de Dios, empleados, obreros, todos ellos “Buenos Cristianos y honrados ciudadanos, que han salido de las aulas salesianas después de haber pasado por el crisol de sus sabias enseñanzas y por la disciplina preventiva. Todos ellos llevan en su alma la fe; la fuente del saber en sus mentes y, muy junto a su corazón el altar de gratitud a los Salesianos. Por todo eso podemos dar gracias a Dios y sentirnos mas comprometidos a seguir el camino trazado por el Padre y Maestro de la juventud San Juan Bosco.
La historia de la Presencia Salesiana en estas cálidas tierras se remonta aproximadamente al año 1900, cuando don Juan Hilarión Helguero C, y otros notables vecinos, conjuntamente con el Párroco de la ciudad P. Manuel Ríos, veían la necesidad de traer a nuestra ciudad a los Hijos de Don Bosco, para el establecimiento de una Escuela netamente salesiana, cuya metodología ya era bastante conocida en esa época.
Mientras tanto en Lima, en 1905 una necesidad hondamente sentida, más no bien satisfecha todavía, inspiró al Congreso Nacional la dación de una ley por la que se decreta el establecimiento de una Escuela de Artes y Oficios en cada capital del Departamento, para formar obreros hábiles, profesionales y técnicos en los diferentes oficios, a fin de abrir nuevos horizontes y vasto campo de acción a la juventud de las clases populares. La nueva ley vino a dar forma al proyecto que tenían en mente los piuranos.
Por Obra y Gracia de Dios, circunstancialmente el barco en el que viajaba el P Alfredo Sachetti, por entonces director del Colegio Salesiano de Arequipa con destino a Roma, por causas imprevistas se vio obligado a permanecer en el puerto de Paita por tres días. Tiempo que aprovechó, el religioso para conocer y visitar la ciudad de Piura. Enterado de su presencia, don Juan Hilarión Helguero, don Francisco Eguiguren entre otros notables vecinos aprovecharon su breve estadía, para celebrar en pocas horas una sesión en la Municipalidad y otra en la Junta Departamental a fin de conocer y aprobar el proyecto de contrato para la llegada de los salesianos y que el referido P. Sacchetti, gentilmente había aceptado llevarlo para cursarlo en Turín (Italia) y alcanzar su aprobación.
Los Superiores una vez analizado el proyecto accedieron benévolamente al deseo y pedido de los piuranos. Influyó notablemente en la rapidez de esta tramitación el Dr. Víctor Eguiguren, desde el primer momento constituido en Cooperador de primera línea de las obras salesianas
El 19 de febrero de 1906 llegaron a Piura los primeros Salesianos: los clérigos Maximiliano Mayer, Octavio Ortiz, Daniel Carpio, acompañados por el Padre Inspector Ciríaco Santinelli y el confesor P. Francisco Gioanola. Todos ellos fueron recibidos y acogidos con gran júbilo en una casa, aunque vetusta, lo bastante amplia para comenzar el año escolar. Esta casa fue gentilmente cedida por D. Juan Hilarión Helguero a los Salesianos y formó parte del solar donde más tarde se comenzó a levantar el nuevo edificio.
Como Director y fundador del Colegio fue designado el aún clérigo Octavio Ortiz Arrieta,
La matrícula en este primer año llegó a 120 niños, las clases comenzaron a funcionar con gran entusiasmo y la música, elemento de primer orden para la educación del hombre, transformó por completo el antiguo y silencioso caserón en un local rejuvenecido, lleno de vida, alegrado con alegría bulliciosa y expansiva de más de un centenar de niños.
En ocasión de las fiestas patrias de ese año se inauguraron los talleres de carpintería y zapatería y la banda de músicos de la escuela, bendecida por el Párroco P. Arístides Pita.
El año siguiente de 1907 fue un año señalado por gratos y memorable acontecimientos.
La matrícula fue cubierta con exceso y el internado se establecía en forma regular. Aumentando las necesidades de la casa aumentó también el personal, y así pudo establecerse el nuevo taller de Sastrería que ha prestado servicios importantes en enseñanza de este oficio.
El 27 de junio de ese año llegó para visitar la ciudad de Piura el presidente de la República Doctor José Pardo. La banda del Colegio tomó parte en la recepción al Primer Mandatario de la Nación asistiendo en correcta formación todos los alumnos.
El insigne bienhechor de los Salesianos Doctor D. Víctor Eguiguren había ya obsequiado un terreno suficientemente amplio en la margen izquierda del río Piura, contiguo a la estación del FC. a Catacaos, para la erección del nuevo edificio de la escuela; y aprovechando de la visita presidencial se procedió a colocar la primera piedra, ceremonia que se efectuó el 2 de junio con gran solemnidad.
Entre los acontecimientos más importantes que se han venido sucediendo a lo largo de estos cien años de vida institucional tenemos los siguientes:
La aparición el 7 de abril de 1912 de La Campanilla", el Semanario de la familia Salesiana, que desde entonces se ha venido publicando todos los domingos hasta nuestros días.
El terremoto del 12 de Julio de 1912, que dejó al Colegio casi destruido, para lo cual se tuvo que improvisar barracas para continuar las labores escolares. Poco tiempo después Padre Octavio Ortiz, Ya ordenado sacerdote y nuevamente como Director del Colegio emprendió la construcción del nuevo edificio de la calle Libertad. En los años siguientes los sucesivos directores fueron ampliándolo con la compra de los terrenos colindantes
Entre otros acontecimientos importantes que se han sucedido durantes estos cien años tenemos: la construcción del edificio del Colegio Salesiano en la calle Libertad 333, la construcción del Santuario de María Auxiliadora, la edificación del Colegio Don Bosco, para la secundaria, la construcción de la Capilla de Don Bosco, el Oratorio Salesiano de Castilla, el Oratorio Salesiano de Coscomba, la edificación de la Obra Social y Asistencial de Bosconia, CEO María Auxiliadora, el Oratorio de Tacalá, el Oratorio María Auxiliadora de la calle Libertad, el Oratorio Cosio del Pomar, la construcción del Nuevo edificio para la Primaria, la reunificación del Colegio Salesiano Don Bosco (Primaria y Secundaria ), la remodelación del antiguo Colegio Salesiano, la construcción del Patio techado.
La llegada Piura en 1960 del Quinto Sucesor de Don Bosco, Rector Mayor Renato Ziggiotti, la llegada del Sétimo Sucesor de Don Bosco en 1985, Rector Mayor Egidio Viganò, la llegada del Papa Juan Pablo II, a la que asistieron los jóvenes Cooperadotes Salesianos,
Es importante destacar el espíritu altruista de distinguidos piuranos que en horas difíciles supieron brindar su apoyo y colaboración;
Entre ellos D. Juan Hilarión Helguero, que obsequió la casona para el colegio y a quien por antonomasia todos llamaban "El Padre de los Salesianos", al Dr. Víctor Eguiguren, que obsequió una gran extensión de terreno, donde hoy funciona la secundaria del Colegio Salesiano Don Bosco; así mismo a Enrique del Carmen Ramos, a Daniel García Lemus, Francisco Eguiguren, Emilio Kurt Beer, la Sra. Rosa Seminario, que donó al Padre Alberto Álvarez los terrenos donde hoy se encuentra Bosconia, entre otros ilustres bienhechores y colaboradores.
El Colegio Salesiano ha cobijado a muchos Salesianos, que hicieron de sus vidas un modelo de santidad y de vida ejemplar, sacerdotes que llegaron a la Dignidad de Obispos como Monseñor Octavio Ortiz Arrieta, Fundador y Primer Director (Obispo de Chachapoyas), Monseñor Fortunato Chirichigno (Primer Obispo de Piura), Monseñor Otoniel Alcedo Chuquicóndor (Obispo de Chachapoyas y Ayacucho), y Monseñor Emilio Vallebuona Merea. También sacerdotes con vocación de heroísmo como el P. Miguel Córdova Frías y el Clérigo yugoslavo Ladislao Mirlarcic.
Muchos de los Salesianos que llegaron a estas soleadas tierras a trabajar por la Obra Salesiana se quedaron para siempre en el recuerdo y en el corazón de los piuranos entre ellos cabe mencionar: al P. Teófilo Guaylupo, piurano y ex alumno de esta Casa Salesiana, fue Director del Colegio P. José Sáfarik: fue Director de la Escuela Normal de Varones, unida estrechamente al Colegio, bajo una misma dirección, el P. Hermann Kimmeskamp Su inquietud por la música lo llevó a formar la Orquestina Salesiana, pero sin duda su mayor mérito fue sin duda la formación del Coro Polifónico de Piura, el P. José Kasperczak, considerado como otro de los gigantes salesianos. Sería recordado por su carácter disciplinario y por el vínculo de unión de la congregación con muchos bienhechores y amigos, el P. Alberto Álvarez de nacionalidad chilena, quien a fines de 1950 consigue poner en marcha el Oratorio Festivo Salesiano en Castilla, donde años después se construyó el Colegio Don Bosco. Luego se trasladó al sector Oeste, donde puso en marcha el Oratorio de “Coscomba”, convertido hoy en el complejo juvenil y asistencial Bosconia, el P. Eugenio Pennati, Durante su primer período construyó e inauguró el moderno Colegio Don Bosco, el P. Alejandro Michaiski Jankowaki, quien hizo del Perú su segunda patria, trabajando con cariño por la formación humana y cristiana de muchas generaciones de peruanos. Durante 20 años trabajó en nuestra ciudad de Piura, el R.P. Javier Gaínza Arizaleta, trabajó 13 años como educador y Director del Colegio Salesiano (2 años). Es recordado por su carácter alegre, amante de la disciplina, deporte, puntualidad y deber. El R.P. José Antonio López del Moral, destacado su carácter jovial, su entusiasmo, su facilidad para entablar amistad, su sentido de organización, su generosidad y su entrega sin medida a los demás, su profunda preocupación por la familia, su espíritu emprendedor y su amabilidad para ayudar y asistir a quienes lo necesitan. Puso en marcha Bosconia “Obra de Amor”, el P. Casimiro Iraola Vélez, que ha sabido ganarse el corazón de los piuranos, por su sencillez, por su don de gente, por su espíritu de amor entrega al trabajo pastoral, por su generosidad, su amabilidad, el P. Sixto Moriones, un sacerdote muy dedicado al trabajo, terminó de la construcción del pabellón para la Comunidad en Bosconia, la remodelación del antiguo Colegio Salesiano convertido hoy en día en el Oratorio María Auxiliadora, entre otras muchas obras realizadas, el P. José María Doménech, sacerdote de grandes y extraordinarias cualidades entre las que podemos destacar: el don de la palabra, su amabilidad, su buen humor y su presencia de Padre bueno y generoso que sabe guiar con acierto y sabiduría a la gran familia Salesiana.
Es importante destacar nuestro Recuerdo y Gratitud a los muy queridos padres: Landoni, Alcedo, Kitta, Fogarty, Jiménez, Mikeluchi, Saizman, Will, Link, Pizarro, Mello, Skrezyna, Spolti, Vera, Dávila, Zanella, Dal Ben, Dal Pos, Pytlik, entre otro que dedicaron los mejores años de su vida al engrandecimiento de la Obra del Padre y Maestro de la Juventud San Juan Bosco en Piura.
La Familia Salesiana ha crecido en estos 100 años. A parte de los Salesianos de Don Bosco SDB, tenemos a, las Hijas de María Auxiliadora, los Cooperadores Salesianos, las Voluntarias de Don Bosco, Grupo ADMA, las Dama Salesianas, Movimiento Juvenil S, Grupo Pastoral, Escoge, Camino entre otros.
Algunos de los rasgos mas importantes del educador salesiano en estos cien años ha sido y continúa siendo, el ser portador del amor de Dios a los jóvenes que necesitan ser comprendidos y queridos, ser también presencia viva de Cristo y tratar siempre de concatenar el estudio, el deporte, la disciplina y la espontaneidad; sin descuidar los medios naturales que contribuyen al equilibrado desarrollo de todas las facultades humanas; el Sistema Preventivo hace hincapié en acercar a los jóvenes por medio de la oración y los sacramentos. Más que un sistema puramente preventivo es un instrumento potente de la Gracia Sobrenatural sobre la que se apoya, adaptándose a las circunstancias actuales de la vida y es además una invitación permanente a los jóvenes para que no se dejen seducir por la drogadicción, la prostitución y tantos otros peligros que les acechan a cada instante, y mas bien orienten sus vidas hacia algo positivo y de utilidad.
“Bendito es el que viene en el nombre del Señor”
Año 2006, a 100 años de la llegada de los Salesianos a Piura un nuevo acontecimiento que quedará marcado en la historia de la vida de este centenario plantel la llegada del Rector Mayor P. Pascual Chávez
Por todas estas apreciaciones creemos que los piuranos tenemos que agradecer a Dios, a la Santísima Virgen Auxiliadora, a Don Bosco, a todos y cada uno de los salesianos que han trabajando y a los que continúan. Que Dios les bendiga les recompense grandemente y les siga bendiciendo con nuevas vocaciones que permitan la continuidad de la Obra Salesiana.



Francisco Rosas Castillo
Cooperador Salesiano

No hay comentarios:

Publicar un comentario