domingo, 4 de mayo de 2014

CICLO A – TIEMPO PASCUAL – DOMINGO III (José Mª Domènech Corominas SDB)


El Señor camina con nosotros, aunque no lo veamos; nos guía a darnos cuenta de cómo estamos y, siéndole dóciles, poder vivir las riquezas que tenemos
Hch. 2, 14.22-33:      El día de Pentecostés, Pedro... levantó la voz y dijo: «Hombres de Judea y todos los que habitan en Jerusalén, presten atención porque voy a explicarles lo que ha sucedido. A Jesús de Nazaret, el hombre que Dios acreditó ante Uds. por intermedio de... signos que todos conocen, a ese hombre... Uds. lo hicieron morir clavándolo en la cruz por medio de los infieles. Pero Dios lo resucitó... porque no era posible que [la muerte] tuviera dominio sobre Él. En efecto, refiriéndose a Él, dijo David: “Veía sin cesar al Señor delante de mí, porque Él está a mi derecha para que no vacile. Por eso se alegra mi corazón... porque tú no entregarás mi alma al abismo, ni dejarás que tu servidor sufra la corrupción... y me llenarás de gozo en tu presencia.” Hermanos, permítanme decirles con toda franqueza que el patriarca David murió y fue sepultado... Pero como él era profeta, sabía que Dios le había jurado que un descendiente suyo se sentaría en su trono. Por eso previó y anunció la resurrección del Mesías... A este Jesús, Dios lo resucitó, y nosotros somos testigos...»
Sal. 151-2a.5.7-11:           Señor, me harás conocer el camino de la Vida
1P. 1, 17-21:               Ya que Uds. llaman Padre a aquel que... juzga a cada uno según sus obras, vivan con temor mientras están en este mundo. Uds. saben que “fueron rescatados”... con la sangre preciosa de Cristo... Por Él Uds. creen en Dios, que lo ha resucitado y lo ha glorificado, de manera que la Fe y la Esperanza de Uds. estén puestas en Dios.
Lc. 24, 13-35:            El primer día de la semana, dos de los discípulos iban a... Emaús... hablaban sobre lo que había ocurrido... Jesús se acercó y siguió caminando con ellos... algo impedía que sus ojos lo reconocieran. Él les dijo: «¿Qué comentan por el camino?»... Cleofás, le respondió: «¡Tú eres el único... que ignora lo que pasó...?» «¿Qué cosa?», les preguntó. Ellos le respondieron: «Lo de Jesús, el Nazareno,... un profeta poderoso en obras y en palabras,... cómo nuestros... jefes lo entregaron para ser condenado a muerte y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que fuera Él quien liberara a Israel. Pero... ya van tres días que sucedieron estas cosas... algunas mujeres que están con nosotros nos han desconcertado; ellas fueron de madrugada al sepulcro y, al no encontrar el cuerpo de Jesús, volvieron diciendo que se les habían aparecido unos ángeles asegurándoles que Él está vivo. Algunos de los nuestros fueron al sepulcro y encontraron todo como las mujeres habían dicho, pero a Él no lo vieron.» Jesús les dijo: «¡Hombres duros de entendimiento, cómo les cuesta creer todo lo que anunciaron los profetas!...» Y, comenzando por Moisés y continuando por todos los profetas, les interpretó en todas las Escrituras lo que se refería a Él. Cuando llegaron... Jesús hizo ademán de seguir adelante... ellos le insistieron: «Quédate con nosotros porque es tarde y el día se acaba.» Él entró... y, estando a la mesa, tomó el pan y pronunció la bendición; luego lo partió y se lo dio... los discípulos... lo reconocieron, pero Él había desaparecido... Se decían: «¿No ardía acaso nuestro corazón mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?» En ese mismo momento, se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén. Allí encontraron reunidos a los once y a los demás que estaban con ellos... Ellos... contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
La presencia de Jesús en nuestra historia es cierta y concreta: Palabra-Comunidad-Sacramentos. Vive atento a las necesidades más reales en nuestra historia interior y sus altibajos. Jamás se distrae.
Nuestros momentos se crisis le son de sumo interés, pues dio su vida para salvarnos de toda derrota.
Jesús, Dios y Señor del Universo, camina con nosotros y nos pide superar toda superficialidad; pues sin reflexionar en todo e ir a profundidad, nos quedamos esclavos de las apariencias, engaños y miedos.
Lo grave en todo discípulo es el desaliento que lo aísla de la Comunidad; Jesús nos sale al encuentro.
La proclamación de la resurrección del Señor es el mensaje más vital de la Fe cristiana: somos testigos
Los milagros de Jesús despertaron la esperanza y la cruz la quiso matar, pero Dios resucitó a su Hijo.
Somos testigos de la resurrección, respuesta del Amor de Dios a la necesidad de Salvación de sus hijos.
Pedro nos pide coherencia con nuestra Fe: el Padre, Juez de Misericordia, nos salvó por su Hijo amado
La vida humana es única e inmortal. Dios nos la toma en serio: lo que decidimos construye el futuro.
Creer en Cristo Salvador lleva a la conversión, pues nos enseña a confiar en el Dios de Amor y Vida.
Jesús camina con nosotros, muestra la acción de Dios en nuestra vida y nos pide volver a la Comunidad
Aceptar y escuchar a Jesús en nuestro caminar llena de fuego el corazón y nos lleva a la Comunidad.
Signo objetivo de la presencia de Jesús es que vamos a la Comunidad para llevarle la Buena Noticia.
La Palabra de Cristo, proclamada en la Comunidad, y la Eucaristía iluminan los ojos de nuestra Fe.
Pidamos a María saber descubrir a Cristo vivo en la Palabra y la Eucaristía vividas en la Comunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario